Computer screen macro

Luz Thalía Blondet [1]

En su boletín semanal, AHCIET [2] se refiere al Mobile World Congress (MWC) que reúne a los principales actores del sector: fabricantes de tecnología, operadores de servicios, reguladores, donde se mostraron las principales tendencias en el sector de las telecomunicaciones.

En este congreso, la principal noticia es el desarrollo del Internet de las Cosas o IoT (Internet of Things) donde el autor de la nota [3] define que IoT es una tecnología que “permite ofrecer servicios de monitorización remota de objetos con un tráfico de datos bajo y/o infrecuente desde lugares difícilmente accesibles y de forma totalmente automatizada sin necesidad de intervención humana”. También considera el potencial de crecimiento de este nuevo segmento de telecomunicaciones, donde apenas un 1% de objetos está conectado, Vodafone España estima que para el 2023 más de 26.000 millones de terminales móviles estarán conectados a IoT.

El IoT, que se basa en interconectar artefactos a distancia a través de redes móviles, con capacidad para tomar decisiones básicas, representa un cambio importante en la vida de las personas. Parece ciencia ficción, pero es una realidad que se va acercando. La tecnología es así, no terminan aún de instalarse las redes 4G y ya se está preparando el cambio hacia la 5G, cuyo inicio se programa para el 2016.

En el internet de las Cosas surgen sectores potencialmente de alto uso de este nuevo formato de comunicación. Los sectores relacionados a las personas: salud, seguridad personal, sanidad; los sectores relacionados a administración pública: control de servicios públicos, gestión energética, seguridad urbana, atención de tramitaciones, bases de datos de usuarios y clientes; los sectores relacionados a bienestar: automatización de viviendas o domótica, transporte o automoción; los sectores relacionado al trabajo: trabajo en el hogar, videoconferencias, trabajo compartido; los sectores relacionados al entretenimiento y bienestar: comunicación permanente, servicios turísticos, viajes, entre otros.

Pero estas nuevas opciones de comunicación y de relacionarse no solo entre personas, sino entre personas y objetos y entre objeto-objeto puede generar una serie de preguntas de relevancia jurídica.

Tomando el caso de salud, en el futuro, las empresas prestadoras de salud que atienden a sus asegurados pueden implantar dispositivos médicos a las personas para monitorear sus signos vitales y para emitir información a una central de control sobre cuestiones críticas de un asegurado – por ejemplo- el ritmo cardíaco de un paciente con enfermedad coronaria o el grado de presión arterial para pacientes hipertensos. La estabilidad y vida del paciente depende de la confiabilidad en el envío de datos. En caso que el dispositivo médico resulte defectuoso y emita datos errados o no emita la información oportunamente, el paciente hipertenso puede tener un ataque y podría morir, pese a que  la información pueda indicar que el paciente está bien de salud. En este caso la pregunta sería: ¿cómo se manejan las responsabilidades en este caso, se define como accidente o como una falla del artefacto? ¿Quién asume responsabilidad ante eventuales denuncias administrativas o penales?, ¿sería el proveedor del artefacto médico, o el proveedor del aparato receptor? ¿O se va más allá y se define si el responsable es el programador de los aparatos?. Dado que la ley no contempla estos casos puede resultar  muy difícil asignar responsabilidades legales y puede ser difícil hacer seguimiento de este tipo de servicios.

Otro caso sería, por ejemplo, una persona en coma inducida para recuperarlo de un accidente, se controlan sus signos vitales mediante aparatos de vida artificial que envían señales permanentes a una central que monitorea y decide las acciones a tomar en caso de que uno de los variables se salga del rango permisible. Si la central de monitoreo “decide” cortar los elementos de vida artificial y la persona muere antes de culminar el tratamiento, ¿cómo se manejaría este caso? Aquí interviene el elemento de inteligencia artificial, ¿cómo se define la responsabilidad de la central de monitoreo?, sus elecciones erradas ¿cómo se castigan o quien es el responsable? Preguntas que, a la fecha, no tienen respuesta.

Si en el futuro, la casa inteligente se maneja automáticamente y controla seguridad y accesos, niveles de temperatura interna, prender y apagar artefactos del hogar conectados centralmente para facilitar la comodidad de los habitantes como prender estufa a una hora determinada, mantener la temperatura en 24 grados en habitaciones, en cualquier estación del año, evitar la contaminación externa mediante ambientes herméticos que generan su propio aire puro. Si el controlador central decide elevar la temperatura de hogar a,por ejemplo, 42 grados centígrados o por prender artefactos se genera un incendio ¿cómo se manejan las responsabilidades? Al igual que los casos anteriores, aún no existe respuesta.

Otro caso sería un servicio público cuya central de monitoreo asigna consumos de servicio 300% superior al real, donde no es posible reclamar ya que no existe manera de verificar la veracidad de los programas de computadora y las asignaciones de los artefactos mecanizados encargados del control del servicio. Casos semejantes ya se ha presentado pero por manipulación de programas de computadora por parte de los programadores bajo instrucciones de la jefatura, pero en el caso de ausencia de intervención humana se hace difícil vislumbrar la manera de resolverlo.

Casos como éste pueden presentarse  y generar consecuencias jurídicas, de tipo civil, administrativo  o penal, de quejas y reclamos por los clientes y usuarios y que pueden  requerir una nueva y afinada reglamentación legal que contemple los distintos escenarios  posibles.

 

[1]    Asistente Legal  en Secretaria General de Telefónica del Perú.

[2]    AHCIET. Asociación  Iberoamericana de Centros de Investigación y Empresas de Telecomunicaciones. Boletín Semanal de Noticias del 03-03-2015. Consultado el 06/03/2015 desde: Página web: www.ahciet.net.

[3]    Lorenzo, Antonio. “El Internet de las cosas y el 5G reinan en el MWC”. Consultado el 06/03/2015 desde: http://www.eleconomista.es/tecnologia/noticias/6524729/03/15/El-Internet-de-las-cosas-y-el-5G-reinan-en-la-feria-.html#.Kku8SQ156olSs0j

* El presente artículo contiene la opinión personal del autor y no constituye opinión de las instituciones a las cuales se encuentra vinculado.