Joaquín de los Ríos de la Torre*

Recientemente, hemos visto en distintos diarios, como se han venido presentando diversos artículos referentes a los beneficios del MILA, así como también recomendaciones para saber qué, cómo y en qué invertir dentro de los mercados de cada país miembro. Viendo el interés de los empresarios e inversionistas, resulta interesante analizar con más profundidad el tema.

El MILA  nació el 30 de mayo de 2011, por medio de la integración de las plataformas tecnológicas de la Bolsa de Valores de Lima (BVL), la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) y la Bolsa de Comercio de Santiago (BCS), donde se podrá vender y comprar acciones de las principales empresas que cotizan en dichas plazas. Próximamente se desea integrar a la Bolsa de México.

El objetivo principal de dicha integración es el desarrollo  del mercado de capitales de los países miembros. Otro objetivo es que el mercado negocie en el corto plazo alrededor de US$ 300 millones diarios (en 4 años se desea que el monto de las operaciones ascienda a US$ 1,500 millones diarios), para que de esta forma aumente su liquidez.

Como primera etapa se realizaran operaciones secundarias de compra-venta de los valores de renta variable con actividades económicas en el país de origen, por lo tanto se negociarán, (i) Acciones representativas del Capital Social, (ii) Acciones representativas de la Cuenta Acciones de Inversión y (iii) Fondos Cotizados (Exchange Traded Funds – ETFs); por otro lado no están contempladas las operaciones de reporte, préstamo bursátil, operaciones con instrumentos de renta fija, ni las operaciones en el mercado primario, en esta primera etapa.

Las tres bolsas son administradas de forma independiente y mantienen plataformas o sistemas electrónicos de negociación independiente y diferente, cada uno con sus propias reglas de negociación y administración de mercado.

MILA está enlazado con las centrales de depósito de valores, con el objeto de efectuar la compensación y liquidación de operaciones realizadas en dichos sistemas de negociación, así como el registro y custodia de los valores negociados a través del enrutamiento intermediado de órdenes (permiso para enviar órdenes al mercado bursátil con quien se tiene algún tipo de acuerdo o relación, en este caso, entre el peruano, colombiano y chileno. Se llama intermediado, porque el bróker local, peruano, deberá intermediar a través de un bróker extranjero, siendo así la forma de que la orden  llegue a dicho mercado extranjero). En el MILA la orden llega directamente a la plataforma de negociación, con responsabilidad del bróker extranjero en la negociación, compensación y liquidación de las operaciones.

 Los beneficios que traerá la integración para BVL es que incrementará su liquidez, además de que podrán participar no solo los inversionistas institucionales, sino también pequeños inversionistas. El funcionamiento de este mercado también beneficia no solo al inversionista, sino también a los emisores y a los intermediarios, que pasamos a detallar:

Inversionista
 Más instrumentos financieros para efectuar operaciones de compra-venta en el mercado de valores.
Se amplían las posibilidades de inversión.
Posibilidad de crear nuevas carteras para distribución a clientes locales.
Acceso a mercados bursátiles con fuerte presencia de emisores posicionados en el sector minero en Perú, retail y servicios en Chile y el financiero y energético de Colombia, que permite construir portafolios diversificados.
Intermediario 
La integración fomenta plazas bursátiles más atractivas y competitivas.
Aumenta el tipo y número de productos para distribuir a sus clientes y posibilita la creación de nuevos vehículos de inversión.
Nuevos portafolios diversificados por sectores, según el tipo de emisores con los que cuenta la Bolsa.
Fortalece el sector tecnológicamente replicando estándares internacionales.
Emisor
Reducción de costos de capital.
Acceso a un mercado más amplio desde su mercado local.
Ampliación de la demanda para su financiamiento captando el interés de mayor número de inversionistas.
Comparativos regionales con sus pares, mejorando la competitividad.

 Las implicancias que tiene MILA para los emisores, se da con la obligación de estos a cumplir la normativa del mercado de valores en el que se encuentren inscritos originalmente sus valores y se sujetan a las disposiciones dictadas por la bolsa o administradora del sistema de negociación, central de depósito de valores y por el supervisor de dicho mercado.

Deberá estar a disposición de todos los inversionistas del Mercado Integrado, la Información Relevante de los emisores que es divulgada de conformidad con la regulación que les es aplicable, a través del Enrutamiento Intermediado, de manera simultánea.

Los Planes de desarrollo de MILA, consisten en alcanzar un (1) acceso directo al mercado extranjero por parte y bajo la responsabilidad del bróker local, así como también (2) reglas estándar de negociación, un (3) modelo único de compensación y liquidación transfronteriza y la (4) negociación con otro tipo de instrumentos que existan.

 La Moneda, los Días, Horarios y las Tarifas en los que se desarrolla MILA, son:

MONEDA La negociación y liquidación de los valores en el MILA se realizan según el origen del valor.
DÍAS Cada mercado se mantiene invariable, por tanto no se negociará con valores colombianos, peruanos y chilenos durante sus respectivos días feriados.
HORARIOS Será según el horario de negociación de cada mercado.
TARIFAS Serán aquellas correspondientes a las determinadas por la Bolsa del mercado origen del valor.

Para inscribir valores extranjeros, se necesita la inscripción en el Registro Publico del Mercado de Valores (RPMV), que se encuentra bajo la competencia de la SMV, para así poder ser objeto de oferta pública secundaria y promoción en el Perú.

Dicha inscripción es automática y se realiza por solicitud de la BVL, quienes deben de presentar ante la SMV una lista de los valores que se desean inscribir.

Para que una SAB tenga acceso a los sistemas de negociación de las Bolsas de Chile y Colombia, se requiere que se observen los siguientes requisitos:

  • Una copia del contrato de corresponsalía (documento suscrito entre una SAB y un Intermediario Extranjero autorizado a operar en un Sistema de Negociación Extranjero) que haya celebrado con un Intermediario Extranjero, autorizado a operar en los siguientes sistemas de negociación extranjero.
  • Las correspondientes modificaciones, dentro de los 10 días hábiles siguientes de suscrito o antes de que efectúe operaciones a través del Enrutamiento Intermediado, lo que ocurra primero.

Con la finalidad de que los agentes cuenten con un índice de referencia para medir el desempeño del MILA, los integrantes de dicho mercado seleccionaron a la compañía “S&P- ÍNDICES”, para el desarrollo, administración y comercialización exclusiva y conjunta de la familia de índices sobre acciones del MILA.

 *Abogado por la Universidad de Lima

** Foto tomada de la galeria de Fernando Stankuns