Qué es un consumidor según el INDECOPI

Qué es un consumidor según el INDECOPI

¿Qué es el Indecopi?

El Código de Consumo establece normas de protección y defensa de los consumidores, determinando aquellas relaciones jurídicas que se encontrarían comprendidas dentro de su ámbito de aplicación. Así, el artículo III del Título Preliminar establece que un presupuesto para la aplicación de la normativa en materia de Protección al Consumidor, es la existencia de una “relación de consumo”, entendiéndose como aquella relación a través de la cual un consumidor adquiere un producto o contrata un servicio con un proveedor, a cambio de una contraprestación económica.

Tendencias del nuevo consumidor peruano

¿Qué es un consumidor?

Ahora bien, cabe definir qué se entiende por “consumidor”, siendo que según el artículo IV del Título Preliminar del Código de Consumo, se consideran consumidores a las personas naturales o jurídicas que utilicen o disfruten como destinatarios finales productos o servicios en beneficio propio, actuando en una esfera ajena a su actividad profesional o empresarial.

Así, en este primer nivel de análisis, no será considerado consumidor a quienes adquieran un producto o servicio que se encuentre destinado al desarrollo de actividades que incidan directamente en el desarrollo o dirección de las actividades empresariales del adquiriente.

Ahora bien, por otra parte, el numeral 1.2 del artículo IV del Código de Consumo contiene una excepción para el caso de aquellas personas que adquieran un producto o servicio destinado a sus actividades económicas, lo que nos lleva a un segundo nivel de análisis, en el que se debe verificar si dichas personas califican como “microempresarios”.

Al respecto, la jurisprudencia del INDECOPI ha señalado que en el supuesto que una persona contrate un servicio en el ámbito de una actividad empresarial o económica, – y, por lo tanto, no sea aplicable el supuesto contenido en el numeral 1.1 del artículo IV del Código de Consumo -, corresponderá analizar si califica como consumidor por tratarse o no de un microempresario. Luego de ello, corresponderá analizar si es que el producto contratado corresponde o no al “giro del negocio” del adquiriente y, además, si es que existe o no “asimetría informativa” entre las partes involucradas en la relación de consumo.

De esta manera, el segundo nivel de análisis de la calidad de “consumidor” que propone el Código de Consumo, establece como primer requisito para acceder a dicha categoría, el que el denunciante sea un microempresario.

Asimismo, verificada esta condición, se podrá analizar el segundo y tercer requisitos respectivamente, referidos al giro del negocio del denunciante y a la eventual existencia de asimetría informativa entre proveedor y consumidor.

Al respecto, en cuanto al requisito de contratar un servicio ajeno al “giro del negocio”, cabe mencionar que la jurisprudencia emitida por el INDECOPI sostiene que los productos o servicios relacionados con el “giro del negocio” son aquellos inherentes a la actividad económica del microempresario, es decir, son absolutamente imprescindibles para el desarrollo de sus actividades, tales como:

La materia prima y/o materiales fabricados que sirven de insumos para elaborar determinados productos;

Las maquinarias o instrumental necesarios para prestar determinados servicios. Por otro lado, no son productos o servicios relacionados con el “giro del negocio” aquellos que, pese a ser transversales y complementarios de la actividad económica del microempresario, no son absolutamente imprescindibles para el desarrollo de la misma, dentro de los cuales se contemplan, por ejemplo, los servicios de publicidad, transporte de mercaderías e incluso determinados servicios financieros.

Por último, una vez confirmado que el producto o servicio se encuentra relacionado con el “giro propio del negocio”, el tercer requisito de este segundo nivel de análisis se refiere a la asimetría informativa, que según el INDECOPI se presume, por lo que la carga probatoria de desvirtuar ello se invierte, correspondiéndole al denunciado probar la inexistencia de la “asimetría informativa” entre el proveedor y el consumidor[5].

Facebook Comments

No Comments

Add your comment